sábado, 5 de mayo de 2007

Camisetas 'Ché'veres


por Gabriela Calderón

Gabriela Calderón es editora de ElCato.org y columnista de El Universo (Ecuador).

Washington, DC— Mi prima me preguntó quién era el Ché puesto que un amigo de ella andaba con una camiseta “chévere” de este personaje. Yo le dije que una camiseta de una persona que representa la intolerancia pura me parecía de mal gusto.

Nuestro presidente y Auki Tituaña, gobernador de Cotacachi, son admiradores del Ché. Asumo que ellos, como muchos jóvenes que portan la camiseta del Ché, desconocen que Ernesto Ché Guevara de la Serna ejecutó a sangre fría a por lo menos 216 personas en la Sierra Maestra (1957-1958), en Santa Clara (1959), y en la prisión en la fortaleza de La Cabaña (1959) sin juicio previo1. Ante la duda, decía el Ché a sus subordinados, era mejor matar2.

En el magistral ensayo de Álvaro Vargas Llosa, “ La máquina de matar: El Che Guevara, de agitador comunista a marca capitalista ”, se describe que el revolucionario tuvo la oportunidad de implementar su visión económica de “justicia social” como director del Banco Nacional de Cuba y del Departamento de Industria del Instituto Nacional de la Reforma Agraria (1959) y luego como ministro de industrias (1961). Durante el periodo en que controló gran parte de la economía cubana, la industria azucarera prácticamente colapsó, la industrialización fracasó y se introdujo el racionamiento del consumo —todo esto en lo que había sido una de las cuatro economías latinoamericanas más avanzadas hasta antes de la dictadura de Batista3.

El Ché tenía una determinación feroz: “ El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal”4 . Según la biografía de Guevara de Philippe Gavi, el Ché se jactaba de que “su país (Cuba) estaba dispuesto a arriesgar todo en una guerra atómica de inconcebible destrucción para defender un principio”5.

El líder egipcio Gamal Abdel Nasser cuenta que Guevara le preguntó que cuántas personas habían dejado su país a raíz de la reforma agraria. Cuando Nasser contestó que nadie se había ido el Ché le dijo enfurecido que la manera de medir la profundidad del cambio es con el número de personas que “sienten que no hay lugar para ellos en la nueva sociedad”6.

Los que portan las camisetas “Ché”veres seguramente no saben que este argentino sanguinario incitaba a “ Crear dos, tres...muchos Viet-Nam”7. Y finalmente, el gobernador Tituaña seguramente no sabe que el retratado en su oficina (el Ché) escribió desairado en Bolivia que “Las masas campesinas no nos ayudan en absoluto” y que además fue capturado ahí por falta de apoyo local8.

Es desagradable tener un doble estándar moral: mientras que el mundo se escandalizó, con razón, porque el príncipe Harry de Inglaterra portó un disfraz de Nazi para una fiesta de Halloween, nadie dice nada de todo aquel (incluido Carlos Santana en los Oscares del 2006) que anda “a la moda” portando el rostro de un asesino en su camiseta.

La diferencia entre los Nazis y el Ché es solamente una de grados, no de naturaleza.

Ambos eran violentos enemigos de la libertad.

Este artículo fue originalmente publicado en El Universo (Ecuador) el 1 de mayo de 2007.

Referencias

1 Armando Lago M. “216 Documented Victims of Ché Guevara in Cuba: 1957 to 1959” in The Human Cost of Social Revolution. Septiembre de 2005. Disponible aquí: http://www.cubaarchive.org/downloads/CA08.pdf

2 “Guevara: Anatomía de un mito”. Disponible en www.cubaliberal.org. Instituto de la Memoria Histórica Cubana en contra del Totalitarismo y disponible también en Youtube y GoogleVideo. El video es de 1:10 minutos de duración

3 Álvaro Vargas Llosa. “ La máquina de matar: El Che Guevara, de agitador comunista a marca capitalista”. The New Republic, 11 de Julio de 2005. Disponible en: http://www.elindependent.org/articulos/article.asp?id=1535

4 Ernesto Ché Guevara. “Mensaje a la Tricontinental”. Abril-Mayo de 1967. Disponible en: http://www.filosofia.org/hem/dep/cri/ri12094.htm

5 Philippe Gavi citado en Ibid., Vargas Llosa.

6 Ibid., Vargas Llosa.

7 Ibid., Mensaje a la Tricontinental.

8 Vargas Llosa.

8 comentarios:

j_major dijo...

>>>"La diferencia entre los Nazis y el Ché es solamente una de grados, no de naturaleza."

discrepo por completo. el ideal que motivó al Che a hacer su guerra (de guerrilla) no apuntaba a la dominación basada en la superioridad de raza, sino buscaba liberación de los pueblos latinoamericanos frente a la doctrina monroe.

en medio de una guerra, sería iluso la no existencia de "casualties" (para decirlo en gringo). el Che vivió una guerra para liberar a Cuba del estado de colonialismo al que estaba sometida y luego para exportar su revolución. tal vez discrepe del socialismo y de las formas de implantarlo, pero no es justo medir al personaje a la luz de los fracasos vistos por nosotros desde la caída del muro. si yo hubiese nacido hace 80 años, tal vez no hubiese estado tan seguro del fracaso del socialismo real como lo estoy ahora.

aLeJo dijo...

En ese caso, lo que hizo Hitler estaría también correcto, porque motivó a que Alemania tenga una de las mejores infraestructuras del mundo, y trató de darles una mejor vida a sus conciudadanos...no es bueno caer en relativismos éticos sólo porque una u otra es tu tendencia política...cualquier forma de ir "a las armas" antes de tratar de resolver un conflicto con el diálogo muestra que el tipo no tenía más ideas que las de un psicópata.

gabriela dijo...

si al man le dio la gana y logró que cuba vaya a pelear una guerra en patria ajena, si se dejó matar en bolivia (por seguir haciendo "su guerra") como perro y fidel no movió un dedo por salvarle, problema de él, no? el ché puede ser un ícono en la historia, una persona respetable, lo que quieran, no estoy en su contra. pero después de la revolución del 59 se volvió loco. talvez siempre lo fue. así que él se buscó lo que le vino encima. ya fidel no lo pudo apoyar, porque habría puesto en riesgo el destino de la isla, su posición geopolítica en contra de estados unidos y sus relaciones con rusia. el man simplemente la perdió. no era nazi, sólo necesitaba un ratito sobre el diván!

gabriela dijo...

o dentro de una tina de agua helada...

j_major dijo...

ALEJO:

ir a las armas es un medio extremo de solucionar conflictos, pero es el más efectivo (y es heróico) para liberar a un país de otro que lo ha sometido como colonia. no todos tenemos la suerte de ser gandhi. personalmente si otro país convierte el mío en colonia con casinos y corrupción, no dudaría en tomar las armas.

tal vez me perdí alguna parte de la historia, pero hasta donde yo se, hitler no empuñó las armas para liberar su país, sino para invadir otros.

(no creo necesario puntualizar que "mi" país no sólo se aplica al terreno donde naciste, sino también al que te acoge, por ello para el médico argentino, cuba fue "su" país también).

finalmente, no defiendo al personaje basado en una justificación ideológica, pues discrepo del socialismo, como dije: "tal vez discrepe del socialismo y de las formas de implantarlo"

GABRIELA:

tal vez tu le recetarías unos momentos en la tina al ministro de educación, yo, en cambio, no veo como locura al que piensa diferente. una vez más, no creo justo juzgar a una persona sobre la base del conocimiento que tenemos ahora.

gabriela dijo...

no me voy a meter en una discusión sobre la racionalidad, porque no llegamos a ningún lado.

no es loco el que piensa diferente. no dije eso. ese man simplemente ya se desligó de la realidad.

no critico sus ideales. sólo que puso demasiado en riesgo y perdió.

aLeJo dijo...

¿De qué sirve que algo sea heroico si hay gente muriendo de por medio, casi todos inocentes? Lastimosamente ese es el marketing militarista y armamentista que se nos ha metido desde hace tiempos inmemoriables y que no hemos tenido la capacidad de rechazar...si todavía crees en mitos como el Abdón Calderón, los soldados de Iwo Jima o el mismo Che Guevara...hay razón en defender a gente que ha llegado a matar por "defender un ideal". Además, los cubanos tuvieron bonanza económica durante todo el tiempo que hubo relaciones con EEUU, el problema fue que dejaron que un tirano como Batista ascienda al poder y los subyugue, pero luego de eso cambiaron nada más de dueño...al politburó del PCUS, que lo convirtió en su proveedor de materia prima barata y oprimiendo a su gente; incluso usó a la isla como plataforma de lanzamiento nuclear durante la crisis de los misiles de los 13 días de octubre de 1962, que puso a todo el mundo a un paso de la guerra total.

En ese caso, las guerras en las que metió Guevara a Cuba son igual de estúpidas e ilegales que las actuales de Irak o Afganistán e iguales que los levantamientos de Praga 1968, Berlín 1953, la invasión soviética a Afganistán en los 80, la opresión a las repúblicas bálticas, la guerra de Angola y eso; porque todas las que menciono anteriormente pueden ser vistas con el criterio que mencionas.

El tipo era simplemente un buscapleitos con poder. (en eso se parece un chance a mí, ja ja)

Schiz Cum Snake dijo...

La revolución cubana en principio significaba la liberación de Cuba y el fin de Batista, no la instauración de un régimen socialista. Fidel mintió, negó flagrantemente sus vínculos marxistas cuando necesitaba el apoyo del pueblo; mas luego, cuando el poder estuvo totalmente tomado, se declaró marxista leninista. Si vas a usar esa pantalla de la liberación para justificarte ideológicamente y delinquir en detrimento aún más grave de tu propio país y de su propia gente, estás siendo un canalla aún peor. Y en cuanto al Ché, pues definitivamente sus objetivos sí eran de dominación, de imposición de una reforma social basados en su ideología marxista leninista en la que él creía con una fe religiosa (eso está claro por sus escritos). Y yo diría que lo suyo también era una forma de racismo agresivo, un racismo político.