martes, 6 de enero de 2009

Hay que ser pelotudos realmente...

©AFP/Getty Images

Ahora la iglesia católica sale con que la píldora anticonceptiva es contaminante...Según el presidente de la Asociación Internacional de Federaciones Médicas Católicas, Pedro Simon Castellvi, las toneladas de hormonas expulsadas por la orina femenina contaminan la naturaleza y son la principal causa de infertilidad masculina en los países del Hemisferio Occidental, sin dar ninguna evidencia científica sobre el asunto.

Obviamente, la acusación fue prontamente rebatida por asociaciones de investigación farmacológica y médica, citando varios estudios que demuestran que las hormonas, una vez metabolizadas en el cuerpo, se vuelven inocuas cuando son expulsadas.

Esta es una muestra más de que la gente que está en la aristocracia católica no puede soportar uno de los medios más efectivos para el control de la población y de la pobreza. ¿Cuántas mujeres podrían tener vidas más fructíferas y de mejores condiciones económicas si su etapa productiva no se vería truncada por el advenimiento de un bebé? Parece que a la segunda mayor institución en posesión de bienes raíces y una de las más ricas del mundo no le importa este problema social mientras puedan continuar con sus dogmas idiotas.