martes, 3 de octubre de 2006

lea y luego comente

MI PLAN PARA LIMPIAR AL MUNDO. | AMICAR ORTEGA

Para no pecar de radicales digamos que al menos la mitad de la población mundial es inutil. Existen millones de seres humanos que no tiene nada que aportar al bien general y nos siguen hundiendo con ellos. Francamente la sobrepoblación en el planeta llegó a un nivel intolerable hace muchos años, pero nadie hace nada.

El Porqué

El problema principal radica en reconocer a estos seres inferiores - si fueran todos de la misma raza, credo o religión sería tan fácil - ¿Cómo saber quién merece el preciado don de la vida y quién sólo ocupa espacio y consume recursos? Un problema difícil, algunos dirían que imposible, pero he ideado una solución sencilla con la cual obtendremos resultados en cuestión de meses.

El Producto

Lo primero es encontrar un producto barato. Necesitamos tener la capacidad de producirlo en masa y también que hasta la persona más humilde pueda costearlo si realmente lo desea. Otra característica es que tiene que estar a la vista, tiene que ser un adorno a lucir, tiene que ser obvio quién la tiene y quién no.
Puede ser una pulsera. De goma. Que se estire. De un color específico. Que contenga una frase.

El mercadeo

La opinión pública debe percibir que nadie se está haciendo millonario con esto. Quizás lo mejor es que los beneficios vayan a alguna caridad. Hay que pensar tanto en una causa como en la persona que la va a promover. También hay que conseguir una marca que patrocine el esfuerzo, nada de esto es gratis. Todo tiene que ser de talla mundial, queremos llegar a todo el planeta.

La persona

Debe ser un atleta. Un atleta legendario y respetado. Idealmente debería tener algún tipo de consorte en el mundo del espectáculo. Quizás una actriz de Hollywood. O una cantante. La causa puede ser algo relacionado al atleta. Una enfermedad que haya afectado su carrera. Quizás una condición con la que vive de niño. Algo inventamos. La marca debería ser relacionada con los deportes. Quizás a la misma marca que patrocine a nuestro atleta se interese en el plan.

La puesta en marcha

La campaña tiene que ser global. Comenzaremos con EEUU y nos expanderemos hacia donde sea necesario. Utilizamos al atleta y a su pareja celebridad para obtener toda la atención mediática posible. El atleta habla de su condición y lo que está haciendo para mejorar al mundo. La marca paga una campaña publicitaria gigante cuyo costo puede deducir de los impuestos, esto es caridad.
Hay un número limitado de pulseras y desde hoy están en las tiendas. Cómprala YA.

El Desarrollo

En un mes las pulseritas habrán invadido el país del norte. Debido a la globalización y a los medios todo el mundo se ha enterado del fenómeno y quiere participar. No me preocuparía mucho por la distribuición internacional; mandamos cargamentos a países claves y a todos los demás llegarán por contrabando. Podemos contar con que los comerciantes locales verán una oportunidad de negocios y no vacilarán para llevar nuestro producto a sus respectivos países.
A los tres meses las pulseritas habrán invadido el planeta entero, pero no te apresures en juzgar a los que las utilizan.

La purificación

Vamos a estar claros, para este punto cualquiera que utilice la pulserita merece la muerte, pero a nosotros nos caracteriza la compasión y la entereza moral. Todos cometemos errores y pocas veces nos ofrecen la oportunidad de corregirlos. Todo plan tienen un margen de error y es nuestro deber minimizarlo. Filtremos.

El filtro

Para este momento nuestra pulsera ha sido imitada por miles de comerciantes alrrededor del mundo. No importa, no son competencia. Sacamos otra. De otro color. Con una causa más grande. Apoyada por muchas estrellas. Hay que buscar un músico de esos cuyo deseo de contribuir en la construcción de un planeta mejor es tan exagerado que se ve falso. Él y sus amigos. Una campaña aún mayor.

El período de espera

Esta vez les daremos un par de meses a las nuevas pulseritas para dar la vuelta al mundo, no más. Es el mismo período de tiempo que tienen los pecadores para arrepentirse, para quitarse esa ofensa a los dioses de la muñeca y guardarla en un cajón.
Anticipación. Tienes que contenerte. Todavía no puedes apretar el botón que libera la substancia tóxica que nos librará de estos engendros consume oxigeno. No puedes esperar. No podemos esperar. El momento se acerca, pronto seremos libres.

El Momento

Aprieta pues.


esta es una vaina que me encontré por ahí, ¡está buenísimo! espero que lo hayan difrutado.

4 comentarios:

aLeJo dijo...

Toda la razón, son una huevada las famosas Livestrong y los que la portan son unos malditos noveleros que ni siquiera saben qué significa.

SANTITO dijo...

DE ACUERDO CON EL BOMBON, ASI QUE CUANDO NOS DEDICAMOS A EXTERMINARLOS JAJAJA....,

gabriela dijo...

Aprieta pues...

jejeje si esto se hiciera realidad, muchas personas que de ninguna forma me agradan serían exterminados... jejeje

edv82 dijo...

Sinceramente, si aplastaran el botón me matarían, así que no me maten por favor, dejen a la novelería que siga moviendo al mundo, jaja.